BALTHUS. UN ARTISTA A CONTRACORRIENTE

Ya sabéis que en Parte del Arte siempre acudimos a las exposiciones temporales más relevantes del panorama cultural de Madrid, y este mes de marzo no podíamos perdernos una muestra que ha dado mucho de que hablar: Balthus, en el Museo Thyssen, una retrospectiva sobre el artista de origen francés Balthasar Klossowski de Rola, más conocido como Balthus, organizada conjuntamente con la Fondation Beyeler en Riehen/Basilea. Para poder llevar a cabo una exposición de esta relevancia ha sido necesaria la colaboración de diferentes prestadores, como el MoMA, el Metropolitan Museum de Nueva York, el Centre
Pompidou de París, el Hirshhorn Museum and Sculpture Garden de Washington, entre otras instituciones y colecciones privadas, por lo que la exposición se nos presenta como una gran oportunidad, ya que en España sólo contamos con una obra de Balthus, La partida de Naipes, que pertenece precisamente a las colecciones del Museo Thyssen y que se ha restaurado especialmente para la ocasión.

La muestra nos sumerge en la obra de este genio del siglo XX que suscitó  todo tipo de críticas, algunas más favorables que otras, y que siguió un camino contrario al de las vanguardias. En nuestras visitas guiadas a esta exposición os descubriremos su controvertida figura y nos asomaremos a  cada obra para desvelar sus secretos. No obstante, en BaluArte os ofrecemos un pequeño aperitivo a nuestras visitas.

1982.4_partida-naipes.jpg

La partida de Naipes. Balthus. (Museo Thyssen)

¿UN PINTOR LIBRE? EL ESTILO DE BALTHUS

Una de las cuestiones fundamentales de la obra de Balthus es su independencia de los movimientos de vanguardia de su tiempo, aunque en muchas ocasiones se ha tildado su obra de surrealista. No obstante, el propio artista sí que señaló en su tiempo algunas de sus influencias y referentes que resultan de lo más variopinto: Piero della Francesca, Caravaggio Poussin, Géricault,  Courbet….aunque en nuestras visitas, además de apreciar ciertos detalles que evidencian esta herencia, nuestros guías expertos en arte os descubrirán algunas referencias a movimientos más modernos,  En un análisis más detenido,  como la Nueva Objetividad y los recursos que se utilizaban en las ilustraciones populares de libros infantiles del siglo XIX, como Alicia en el País de las Maravillas.

1512554873_669516_1512555378_noticia_normalPero a pesar de ello, Balthus siguió un camino diferente al del resto de los artistas de vanguardia.Su estilo fue figurativo y absolutamente personal. Sus figuras son rotundas, perfectamente delimitadas por un dibujo muy rotundo que las hace incluso escultóricas en algunas ocasiones y en sus escenas combina elementos que nos traen reminiscencias del lenguaje surrealista, tan lleno de contradicciones, referencias oníricas, erotismo, inocencia y tensión, creando a veces relaciones muy controvertidas entre estos elementos, como esta obra, Thèrese soñando.

UNA INFANCIA LLENA DE ARTE

No es de extrañar que Balthus se dedicase a la pintura, ya que desde su nacimiento en la ciudad de Praga en 1908 fue lo que vio entre sus familiares más directos ( su padre era historiador del arte y su madre pintora).

Un acontecimiento importante de este periodo, la Primera Guerra Mundial, traslada  a su familia a Berlín y a Suiza, y después de la contienda, al separase sus padres se traslada a Ginebra junto con su madre y su hermano mayor. Allí, el nuevo compañero sentimental de su madre, Rainer Maria Rilke asumirá el papel paterno y se convertirá en un verdadero mentor para Balthus.

balthus01

La Calle, 1933. Es una de las obras más importantes de Balthus ( MOMA, Nueva York)

LA MADUREZ

Tiempo más tarde, en 1924 Balthus se traslada a París para vivir de la pintura, aunque no quiso recibir ninguna directriz artística de ningún artista consolidado, como hacían la mayor parte de los recién llegados a la ciudad. Aun así, fue orientado por Pierre Bonnard, que era amigo de la familia, del que comenzó en sus inicios a asumir un estilo de tipo postimpresionista, aunque a él le interesasen más los grandes maestros que copiaba en el Louvre.

Después de varios viajes y contactos con artistas importantes del momento se organizó su primera exposición individual en en 1934, en la que recibió críticas favorables pero sin ninguna venta, por lo que para salir adelante comenzó pintando retratos por encargo y haciendo decorados teatrales, una salida muy habitual entre jóvenes artistas hasta que se hizo un hueco entre la selecta clientela parisina, de manera que en la década de 1940 ya era un pintor consolidado. A partir de este momento se empieza a interesar por temas como bañistas y paisajes en los que plasmaba su visión de su nuevo lugar de residencia en Borgoña. Finalmente se trasladará a Suiza con su segunda esposa hasta su fallecimiento en 2001.

Actualidad_377223606_115034579_1024x576

Los buenos tiempos, 1944-46.Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Smithsonian Institution, Washington

Si quieres conocer más en profundidad la obra de este gran artista del siglo XX, y descubrir por qué su obra fue ( y es) tan controvertida no dudes en venir  con Parte del Arte a nuestras visitas guiadas a esta exposición del Museo Thyssen. Una experiencia de conexión con el arte y la vida cultural de Madrid.

Las fechas disponibles son:

-26 de marzo a las 12.45 y 17.30
-28 de marzo  a las 17.15
-29 de marzo a las 17.30
¡Las plazas son limitadas! Date prisa y reserva la tuya en: info@partedelarte.es o en el 645438576.
¡Y recuerda! para no perderte ninguna de nuestras visitas guiadas a exposiciones temporales, rutas históricas, rutas nocturnas, rutas gastronómicas o visitas teatralizadas síguenos en Facebook, Twitter y en Instagram ( @parte_del_arte)
¡ Te esperamos!