MUCHO MÁS QUE UN COLOR. “LA VIE EN ROSE” EN EL MUSEO DEL TRAJE

Este mes lo hemos bautizado como el mes de la moda en Parte del Arte, ya que entre las numerosas visitas guiadas a museos y exposiciones temporales de Madrid que guiamos cada mes, en febrero contamos con dos grandes muestras vinculadas con la moda. Una de ellas es MODUS. A la manera de España, en la Sala Canal de Isabel II, y le segunda es La Vie en rose, en el Museo del Traje, una interesantísima muestra sobre el color rosa y sus significados. Sigue leyendo para conocer las fechas en las que puedes acudir a nuestras visitas guiadas y descubrir todos los secretos de ambas muestras.

LA LUCHA POR EL ROSA, EL COLOR DEL LUJO

Si algo ha marcado la historia del color rosa es su vinculación con el lujo y lo suntuario. No existe ninguna fuente natural, ya sea animal, vegetal o mineral de la que se extraiga directamente el color rosa, por lo que hay que acudir a la mezcla resultante del rojo y el blanco o a la disolución en agua del color rojo, especialmente extraído de la cochinilla, cuya explotación a partir de la llegada de los españoles a América terminó convirtiéndolo en un color lujoso, al alcance de unos pocos, y el negocio del rosa llegó a ser equiparable al del oro o la plata.

Este lujo lo podemos ver en la utilización del color rosa en piezas suntuarias desde la antigüedad, algunas de ellas visibles en la exposición, como un vaso funerario de época helenística, o en la rica decoración miniada en los manuscritos medievales, hasta nuestros días. No es casual por tanto que la Iglesia, desde antiguo al amparo de monarcas y nobles, utilizase este color dándole una simbología muy específica, relacionada con la resurrección y la carnación de Cristo. De este modo, tanto la representación de Cristo resucitado como la indumentaria eclesiástica se tiñen de rosa para hacer más vivo este mensaje.

TODA UNA HISTORIA. EL ROSA A TRAVÉS DEL TIEMPO

La muestra parte de un momento concreto, el siglo XVIII, periodo en el que el rosa fue especialmente relevante en su tonalidad pastel, obtenida en gran medida debido a los avances que se producen en estos momentos en la industria textil y los tintes. Sin embargo, dos acontecimientos culturales relevantes del siglo XVIII cambian esa preferencia de los rosas pastel. Son nada más y nada menos que el descubrimiento de los yacimientos de Pompeya y Herculano, que dan comienzo al Neoclasicismo, y con él llegó la recuperación de los rosas de la Antigüedad, mucho más intensos.

museo_del_traje_la_vie_en_rose_madrid

Casaca de hombre en rosa pastel , siglo XVIII 

El siguiente periodo en el que el rosa cobra protagonismo es el Romanticismo, una época  excesivamente jerarquizada en lo social en la que vuelve el rosa, especialmente en los vestidos femeninos, a cobrar un tono más tenue, símbolo de la pureza y virtud de la dama, no hay que olvidar que la moda en este periodo es un espejo de la personalidad de la dama. El rosa invade no sólo los vestidos, sino también todos los complementos necesarios para una dama de la sociedad del “buen tono”: sombrillas, mantones de Manila, guantes… Además, en el momento previo al cambio de siglo aparecen los tintes sintéticos, que produjeron una verdadera revolución en el mundo del color rosa, apareciendo en primer lugar el violeta y a continuación los ciruela, cereza…una verdadera explosión de color que quedó mitigada con el estallido de la primera guerra mundial.

También el mundo del toreo se apropió a partir del siglo XIX del color rosa, asociándolo a la buena suerte y presente tanto en algunas prendas del traje de luces ( las medias y el fajín) como el capote de brera.

vestido

Vestido romántico en el famoso “rosa rubor de doncella”, tono especialmente popular.

A lo largo del siglo XX, el rosa se utilizó de diferentes formas, durante el periodo de entreguerras como un color positivo, de vuelta a la normalidad después de la Primera Guerra Mundial, pero también como un color que simbolizaba lo frívolo, vacío o sin sustancia. Los años 50, especialmente en Estados Unidos, fueron un periodo en el que el rosa dio un giro. Es el momento en el que el rosa empieza a ser el color de la mujer, con una abanderada poderosa, nada más y nada menos que Mamie Eisenhower, esposa del presidente de Estados Unidos, un momento en el que el rosa se asoció a una serie de criterios asociados a la actitud dócil de la mujer que produjeron un gran retroceso en el proceso de emancipación femenino.

825937-600-338

Abanico de plumas en tonos rosas intensos, fruto de la introducción de los tintes sintéticos en la industria de la moda.

tumblr_mdhgprzs9m1qjih96o1_1280

Mamie Eisenhower vestida de rosa en la proclamación de su marido Dwight Eisenhower como presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo, en los últimos años el rosa ha vuelto con fuerza, han sido muchos los colectivos que lo han utilizado como lucha contra la opresión, contra el cáncer…El rosa ya no tiene género: futbolistas, cantantes…todos visten de rosa, porque el rosa es de todos, y aun tiene mucho que decir.

lavieenrose-03-800x375

Pink Flamingos, diseñados por Dondal Featherstone

¿Quieres conocer más sobre esta interesante historia? ¿O lo tuyo es la moda española? En Parte del Arte te ofrecemos visitas guiadas tanto a la muestra del Museo del Traje como a la de la Sala de Canal de Isabel II, sólo tienes que elegir una de estas fechas y reservar tu plaza. No te pierdas este mes de la moda de Parte del Arte.

¡Toma nota!

La vie en rose. Martes 19 de febrero a las 11.30h.

MODUS. A la manera de España. Viernes 22 de febrero a las 18.00h

Reservas en: info@partedelarte.es o en el 645438576.

http://www.partedelarte.com